Wrap-up: Galp tiene que caer

Poner las bases

La acción Galp Must Fall casi nos fue pedida: con Galp anunciando que quería duplicar su producción de petróleo y gas en los países del Sur Global, nuestros amigos de la ONG Justiça Ambiental – Moçambique retándonos para que fuéramos a la asamblea de accionistas, y también con Galp decidiendo distribuir dividendos en plena crisis económica y de petróleo en esa asamblea general mientras despide trabajadores de sus refinerías.

“El proyecto de gas fósil de Galp en Mozambique está expulsando centenas de familias de sus casas, calculando las “compensaciones” con base en el número de palmeras en cada terreno. No hay formas menos ridículas de extracción?”

El día empezó con la huelga climática digital #DigitalStrike, con el lema #DefendTheDefenders, dando voz a la lucha contra los proyectos de gas fósil en Mozambique. También por la mañana, SITE-Sul ha organizado una concentración frente a la refinería de Sines. Hélder Guerreiro, uno de los dirigentes, que también forma parte de la comisión de trabajadores de Petrogal, nos envió un mensaje: “Es fundamental asegurar los derechos y las remuneraciones de los trabajadores.” Nos mostramos de acuerdo y añadimos: no solo durante esta crisis de salud pública, pero también a lo largo de la transición energética.

“90 trabajadores de la refinería de Galp en Sines, Petrogal, fueran despedidos. Por qué no entrenarlos en línea sobre las energías renovables, para que estén preparados para la caída de Galp? Galp pagaría por eso?”

Acto 1: En línea y fuera de línea

Durante la mañana, estuvimos en las redes sociales y hicimos muchas preguntas a Galp.

“En un informe de la Reuters del 2019: “Galp dice que su producción de petróleo ha aumentado 15% en el 2018 y está esperando aumentos de 8 a 12% en el 2019 y de 12 a 16% en el 2020”. Galp considera sus operaciones de combustibles fósiles una actividad criminal que condena el futuro de la humanidad?”

Se han reunido también las y los activistas de la huelga climática digital, con una Tormenta Twitter. Así, todas las redes sociales quedaron llenas de denuncias, preguntas y comentarios sobre las injusticias sociales y climáticas de Galp.

“Con qué frecuencia Galp se reúne con funcionarios, asistentes, burócratas, etc. de la Dirección General de Energía de la Comisión Europea en contextos informales? De que hablan? Podemos ver las minutas?”

Pero estuvimos también fuera de línea. Un T-rex, adecuadamente protegido por una máscara y acompañado por dos activistas a una distancia de dos metros, ha visitado la sede de Galp donde fue presidida la Asamblea General Anual, quejando-se: “Dejen lo que resta de mi debajo del suelo!”. En seguida, los activistas estuvieran cerrando gasolineras de Galp por el crimen de ecocidio.

Acto 2: Galp Must Fall en directo

Antes que la manifestación (Acto 4) empezara, nuestro equipo artivista ha lanzado una serie de conciertos y conversas en vivo con artistas de varios países donde Galp tiene proyectos: Bergalgo (Portugal), TRKZ (Mozambique), Nitry (Cabo Verde) y Djucu Dabó (Guinea-Bissau) se han unido a este festival anti-extracción y anti-colonialista. También han participado Daniel (Justiça Ambiental! Amigos da Terra Moçambique) y Nicole (350.org Brasil), con intervenciones sobre la lucha por la justicia climática.

Cerca de 400 personas asistieron al Galp Must Fall en directo en Instagram.

Acto 3: Activistas-accionistas

Estuvimos también en la Asamblea General Anual, que tuvo inicio por las 15h00 y se celebró en linea.

Hemos enviado muchas preguntas tres semanas antes de la asamblea, de las cuales 5% han recibido respuestas evasivas por e-mail. Durante a asamblea nos fue permitido solo plantear cuestiones cortas por escrito (no nos han dejado hablar), algunas de estas fueran seleccionadas para respuesta. Nuestro balance final de la asamblea es: hemos obtenido respuestas insatisfactorias para 10% de nuestras preguntas, y para el resto, ni eso.

“En el caso de que Galp se vea enfrentada por crímenes contra la humanidad por alimentar el caos climático mientras estaba consciente del consenso de la comunidad científica en esta materia, como se irá defender la administración de Galp?”

Más concretamente: Galp se desresponsabiliza por los despedimientos en las refinerías, por los desalojos en Mozambique y por los salarios absurdos de los administradores (con la justificación que son similares a otras compañías – y hemos contabilizado eso como respuesta…). Dice aún que el gas fósil sí que es bueno, y que no pasa nada.

Y se ustedes tenían curiosidad: no se habla de cambios climáticos en la asamblea de la mayor empresa petrolera del Portugal.

Acto 4: Manifestación En línea

Durante la asamblea de accionistas, hemos organizado también una manifestación en línea, a través del sitio manif.app.

“Porque el Presidente Ejecutivo de Galp gana 197 veces el salario mínimo y 35 veces mas que el trabajador medio de Galp? Que aptitudes justifican eso? Su currículo es 197 veces más grande que el mío?”

Empezamos a las 15h00 en Mozambique en la sede de Galp en Maputo, con más de 150 activistas digitales, en solidaridad con las luchas de primera línea, exigiendo reparaciones para las comunidades y ecosistemas afectados.

Hemos pasado para Sines, en solidaridad con los trabajadores de la refinería, exigiendo una justa transición para todos los trabajadores de la industria petrolera.

Seguimos en dirección a Lisboa, a la sede de Galp, el epicentro de las injusticias climáticas y sociales en Portugal, para exigir una democracia energética, pública e 100% renovable.

En total, han participado más de 300 personas en esta primera manifestación online en Portugal.

Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado. Campos obrigatórios marcados com *